MUJERES Y EDUCACIÓN

marzo 13, 2010

A lo largo del último siglo, se ha producido una progresiva e importante incorporación de las mujeres a la enseñanza, hecho que se generalizó con la implantación de la escuela mixta, pero todavía en  el siglo XIX, la enseñanza, estaba muy influenciada por la Iglesia a todos los niveles y seguía contemplando a la mujer en un papel secundario. El prototipo de mujer más frecuente, en esta época, fue el de perfecta casada, reina del hogar, piadosa, buena madre y buena esposa; es decir, un papel relegado al ámbito privado y, por consiguiente, carente de poder alguno sobre el hombre.

Las mujeres de clase media y baja no tenían acceso a la educación, ya que su papel principal era el cuidado de la familia y el hogar, se las enseñaba únicamente lo relacionado con el hogar y las tareas domésticas. Esto ha ido cambiando y, actualmente el número de mujeres que poseen formación y estudios universitarios supera al de los hombres, concretamente el porcentaje de mujeres con estudios universitarios es del 60%.

Según las estadísticas de 1878, el número de mujeres que sabían leer no superaba el diez por ciento. En 1850, en toda España se contaba con 4.066 maestras, de las cuales solamente 1871 ejercían su profesión con título, cobrando un tercio menos que los maestros, de acuerdo al Real Decreto de 1847. Actualmente el número de profesoras es superior al de profesores, ya que se considera a las profesiones de educación más relacionadas con las mujeres.

La mujer se va incorporando a la universidad pero aún estaba lejos de los puestos de poder, que seguían en manos de los hombres. En el gobierno español, los cargos importantes siempre habían sido desempeñados mayoritariamente por hombres, sin tener en cuenta la formación de las mujeres y el hecho de que éstas, al igual que los hombres, estaban preparadas para hacer frente a puestos de responsabilidad.

Esta situación ha experimentado un avance importante y, desde el gobierno actual, se ha luchado para conseguir esta igualdad de la que se habla en la Constitución Española de 1978, diciendo que “todos somos iguales”.

Actualmente el 50 por ciento de los cargos promovidos por el gobierno de Zapatero han sido ocupados por mujeres, hecho que me parece importante destacar, ya que ha sido el primer y único gobierno español en implantarlo. Con esto no quiero decir que los gobiernos anteriores hubiesen obviado la presencia de mujeres en cargos importantes, sino que su número era menor que el que actualmente tenemos.

Volviendo a la educación, es importante tener en cuenta que, según datos del INE, en el curso 2007-2008, el número de mujeres matriculadas en diplomaturas fue del  69,7%. En segundo lugar, con un porcentaje del 59,8% están las mujeres matriculadas en licenciaturas y el tercer lugar es para las mujeres matriculadas en titulaciones dobles, con un porcentaje de alumnado femenino del 58,5%.

¡¡¡¡¡¡¡¡TENEMOS QUE SEGUIR ASÍ!!!!!!!!

   

TRABAJO DOMÉSTICO: ¿Más igualdad entre hombres y mujeres en época de crisis?

marzo 13, 2010

Habitualmente el trabajo doméstico  ha sido desarrollado por las mujeres. En la mayoría de los hogares y familias tradicionales era el hombre, catalogado con el papel de cabeza de familia, el encargado de salir del entorno familiar y realizar un trabajo remunerado con el que hacer frente a los gastos y sustentar a la familia. Mientras tanto, la mujer, relegada al papel de esposa, madre y cuidadora, se encargaba, en la mayoría de los casos, de la realización de las actividades relacionadas con el trabajo doméstico. La mujer, por lo tanto, estancada en el ámbito privado, carecía de poder y, en cambio, el hombre poseía un gran reconocimiento social y gozaba de poder sobre la mujer.

Pero… ¿está cambiando esta situación?

Actualmente, debido a la crisis, han sido muchos los hombres que han perdido los empleos que desempeñaban y, por ello, muchas mujeres han salido de sus hogares en busca de un trabajo remunerado. En algunos domicilios se ha producido un cambio de papeles, y ahora los hombres han asumido el de “amos de casa”.

A pesar de ello, los datos siguen hablando de desigualdad en cuanto al reparto de las tareas domésticas; en un análisis realizado por Mª Ángeles Durán, experta en cuestiones de género, se observa que las mujeres nos ocupamos un 32% más que los hombres del trabajo doméstico, por lo tanto podemos hablar de la doble jornada que realizan muchas mujeres, o expresar la poca valoración y reconocimiento social de aquellas que realizan las tareas domésticas.

 Muchos hombres no son capaces de asumir que sea la mujer la que trabaje fuera del hogar  y tenga que “mantener” a la familia, a pesar de que la mujer esté mejor formada y tenga un puesto de trabajo mejor que el que el hombre tenía, hecho bastante importante y a tener en cuenta ya que el número de mujeres con formación superior es más elevado que  el de los hombres, representando el 60% en el seno universitario.

Me gustaría mencionar que la situación que se vive dentro del hogar sigue siendo desigual respecto a un sexo del otro. Es cierto que cada vez más mujeres trabajan fuera del hogar, pero también lo es que cuando terminan su jornada laboral llegan a casa y se encuentran con “otro trabajo”, al que, a pesar de todo lo mencionado, siguen dedicando más tiempo que los hombres, en concreto hablamos de que las mujeres emplean 260 minutos al día en realizar actividades relacionadas con el hogar y la familia, mientras que los hombres apenas emplean 90 minutos en la realización de estas tareas. En lo que si son superiores los hombres sobre otras tareas que se realizan a diario están los juegos, aficiones y el deporte, además del trabajo fuera del hogar. Estemos o no en época de crisis la desigualdad sigue estando presente en nuestra sociedad y tenemos que seguir luchando para que esta desigualdad vaya descendiendo y, ojalá, desaparezca.

Hello world!

febrero 17, 2010

Welcome to WordPress.com. This is your first post. Edit or delete it and start blogging!